• Babe el puerquito valiente

Faro a la Vista!!!


El Faro

En gustos se rompen géneros pero esta temporada de Cuaresma me di a la tarea de buscar un lugar donde se coma bien pero que tenga un precio accesible. Si bien he hablado de las maravillas de Contramar o lo cool de La Docena, esta vez me fui más por el sabor y el valor (el costo beneficio por lo que te comes). Hace unos cuantos años La Viga era el punto neurológico en la distribución de pescados y mariscos de Ciudad de México, sin duda lo hizo un punto donde se podía comer el pescado más fresco en toda la ciudad. Hoy el mercado como tal se ha cambiado de ubicación a La Nueva Viga, pero restaurantes y esa esencia de buena comida a buenos precios continúan.

Antes que nada, nunca como o comería mariscos en un puesto de la calle. Esto lo aclaro por que hay muchos puesto en la calle y la neta por ahorrarte unos pesos te puedes comer una infección que si bien te va, solo te dejaría en el baño atorado. Así que Glotones no coman mariscos en la calle, por lo menos si están en la CDMX, ya en la playa es otro rollo.

Bueno del lado de los restaurantes escogí El Faro, la neta conozco el lugar desde hace tiempo y si eres de buen comer este lugar no falla. El lugar denota sus años, sin duda es su mayor debilidad en cuestión de que a la vista no es el lugar más atractivo del universo pero desde mi ultima visita a esta se ha ido actualizando. Pero a la vez, da fe de que por 40 años a sido un lugar que se ha mantenido el gusto de quienes lo visitamos. Un salón pequeño y un poco obscuro pero siempre se ve bien atendido por sus meseros, un servicio cordial y amable siempre se puede esperar aquí.

La verdadera razón por la que se debe venir aquí es por la comida. Una farolada para empezar (una combinación de camarones, callo de hacha, pulpo y caracol con una salsita rica tipo vinagreta con magui), seguir con unos tradicionales charros negros (ostiones con un toque picosito) son buenísimos!!! pocos lugares en la ciudad los venden así. Para completar, a mi en lo particular me gusta mucho el salpicón de jaiba pero.... El must de este lugar y por lo que en mi caso vale la pena cruzar la ciudad, es por el Pámpano a la Sal. Si, resalta en los precios no es un platillo barato y hay que tener paciencia ya que tarda unos 45 min en salir (como consejo pídelo desde que llegas), pero los 45 min en el horno hacen que se cocine en su propia grasa, la costra de sal lo sazona perfectamente y, y, y... simplemente es lo más espectacular que podrás comer!!!! porque el pescado se derrite en tu boca y esa sensación junto con el sabor... es inigualable (casi casi orgasmico).

El Faro no pretende ser un lugar glamoroso, simplemente no es su estilo. Es más como para domiguirri familiar o comida godin, un lugar para comer bien y tener una buena tarde. El Faro es una de esas sorpresas que te reconfortan y muchas veces no esperas. Su servicio es cordial y lo pone un lugar idóneo para ir a comer delicias del mar en centro de esta jungla de asfalto.

Costo Promedio $200 - $300

Lugar 7.5

Servicio 9

Comida 9.5

Ambiente 8

Calidad/Precio 9.5

Total 8.7

#mariscos #pescados #ElFaro #restaurante #LorenzoBoturini #LaViga #Camarones #Cuaresma #CDMX #Pampano #ostiones #soygloton

Todo lo escrito en este blog es a titulo personal y no representa más que mi simple de punto de vista. No busco satisfacer, ni ser un mandilón, ni destruir a nadie. Todo lo posteado aquí solamente es mi más sincero punto de vista sin verse influenciado por alguna otra persona o empresa.

Come frutas y verduras, aliméntate sanamente y haz por lo menos 30 min. de ejercicio al día.

Todo los derechos reservados para Pablo Noriega González, CDMX 2017.